La importancia de los alucinógenos naturales

Las plantas y hongos alucinógenos han sido utilizados desde los inicios de la humanidad y actualmente los podemos encontrar en cualquier grow shop online como por ejemplo este. Desde hace miles y miles de años el hombre ha buscado en las materias naturales multitud de funciones como recursos de gran magnitud para su supervivencia o para el ocio.
Las plantas alucinógenas podríamos definirlas como aquellas que nos hacen distorsionar la realidad al consumirlas y nos hacen percibir experiencias únicas e irrepetibles. Las sustancias que componen estas plantas y hongos modifican nuestros sentidos haciéndonos experimentar episodios totalmente fuera de lo común.

Este tipo de plantas y hongos es muy presente en sociedades primitivas y civilizaciones apartadas, principalmente se ubican en América del Sur. La importancia cultural e histórica de estas sustancias en varias tribus ha impactado en la sociedad moderna haciendo multitud de estudios sobre las propiedades de estas plantas que pueden servir de tratamiento para enfermedades y problemas mentales.

En nuestro país el consumo de este tipo de sustancias está totalmente prohibido por ley. Sin embargo podemos cultivar plantas y hongos siempre y cuando sea por motivos ornamentales o para estudios de botánica. La comercialización de especies alucinógenas tan solo pueden llevarla a cabo una grow shop online.

En sociedades primitivas los alucinógenos son parte esencial de su historia pues se usan para tratar enfermedades, contactar con espíritus o en rituales ceremoniales, integrándose por completo en la cultura de estas civilizaciones.

Nuestra sociedad, en cambio, tiene una imagen peyorativa y negativa sobre este tipo de sustancias. Los alucinógenos de origen natural están considerados drogas, es decir, están metidos en el mismo cajón que las drogas químicas.
Las drogas artificiales, nacidas en el siglo XX, están compuestas en laboratorios clandestinos que emplean todo tipo de productos y pueden provocar todo tipo de reacciones e incluso la muerte.

Por tanto, el concepto de droga encasilla a gran variedad de sustancias distintas entre sí y con principios y efectos distintos. El café, el alcohol y el tabaco están dentro de la categoría de “droga” aunque son sustancias totalmente legales en cuanto a consumo.

Es evidente que las sustancias alucinógenas pueden alterar nuestras percepciones pero debemos tener en cuenta que no todas provocan las mismas reacciones. Los alucinógenos naturales no son adictivos en comparación con los químicos y son menos agresivas para nuestro organismo.

El riesgo que comporta la ingesta de drogas se debe a la dosis, la vía de consumo, el componente, las mezclas, el estado del consumidor y los objetivos que se quieren conseguir mediante su consumo.

El problema de los alucinógenos naturales no está en el uso sino en el abuso. Como ya hemos apuntado más arriba en varias civilizaciones se consumen alucinógenos de origen vegetal tanto por motivos religiosos, de salud o por ocio. La dependencia que se le puede otorgar a las sustancias alucinógenas, ya sean de origen natural o químico, es el que puede desencadenar graves problemas físicos y psíquicos.

El consumo de drogas no es un juego. Ser consciente de los efectos que puede provocar, desde la euforia a la muerte es indispensable. Los alucinógenos de origen natural son una gran fuente de recursos para el estudio científico y botánico gracias a sus excelentes propiedades siendo parte fundamental de la historia de varias civilizaciones y de las ciencias de la salud.