El origen de la publicidad

Vallas publicitariasEl origen de la publicidad se remonta a siglos pasados. La publicidad ha recorrido un largo camino desde sus inicios. El ser humano siempre se ha expresado por la vía oral y mediante los recursos que disponía cada cultura.

Las distintas civilizaciones han ido dejando constancia de su existencia mediante diversas manifestaciones gráficas y escritas (esculpidos, jeroglíficos...) a causa de la necesidad de expresar de forma visual tradiciones, costumbres, ideologías, etc. Dar a conocer detalles y características de cada civilización es algo que forma parte del ser humano y desde hace miles de años conservamos reliquias de valor incalculable de multitud de culturas y tribus.

La publicidad se origina gracias a la diversidad de manifestaciones artísticas y no artísticas. La publicidad, por tanto, está ligada a la historia y ha ido evolucionando con el progreso social, ideológico y cultural de cada pueblo.

La publicidad está presente en diversos ámbitos de nuestra vida cotidiana y laboral. La publicidad tiene dos vertientes (usos): método persuasivo e instrumento económico. Estas dos vertientes han estado acompañando a la humanidad desde tiempos remotos, teniendo como finalidad persuadir e influir en la actitud y comportamiento de los demás.

La aparición de la imprenta constituye una etapa decisiva en los cambios de la sociedad y en el nacimiento de los medios de comunicación de masas.

En pleno siglo XXI podemos constatar que la publicidad es una de las herramientas más valoradas en diversos ámbitos para influir en la sociedad. La publicidad ha ganado protagonismo y terreno gracias a las nuevas tecnologías. Sin embargo, debemos destacar una de las fórmulas publicitarias que, pese a no tratarse de una creación del siglo XXI (como por ejemplo el marketing digital), es uno de los métodos publicitarios más útiles y eficaces que encontramos.

Las vallas publicitarias son unas estructuras planas y de grandes dimensiones que se emplean como soporte para fijar anuncios. Las vallas se encuentran en diversidad de zonas (autopistas, instalaciones deportivas, aeropuertos, parques...) y, dependiendo de su ubicación necesitarán un permiso para su instalación.

Las vallas publicitarias ofrecen grandes ventajas en cuanto a método de marketing:

  • Al colocarse en espacios públicos bastante transitados es evidente su visualización.
  • Puedes colocar en el lugar que desees la valla para lograr el mayor impacto según tus intereses.
  • Puedes personalizar a tu gusto.
  • Son un método de promoción permanente (más aún si disponen de iluminación).
  • Se trata de publicidad estática y, por tanto, permite realizar una lectura tranquila y detallada para poder identificar el producto o la marca.
  • El precio no es excesivamente caro comparado con otros sistemas publicitarios.

Las vallas publicitarias, por tanto, ofrecen excelentes resultados a aquellas empresas que deseen mejorar su promoción. Para cosechar éxito en la publicidad se deben tener en cuenta ciertos factores que pueden condicionar los resultados. Es importante analizar el lugar donde se desea ubicar y conocer la afluencia de gente que transita por la zona. El formato de la valla también debe ser estudiada (color, calidad, tipografía...) es decir, los componentes que configuran el mensaje. Y, por último, una valla publicitaria debe ser siempre llamativa, atractiva y original.