Todo sobre el Interiorismo Barcelona

En Standal damos una importancia vital al diseño interior de los espacios que recreamos para tú. Sobre todo porque sabemos que el interiorismo Barcelona es esencial: los habitantes de esta ciudad sabemos apreciar el buen diseño interior.

Así que en esta ocasión queremos presentarte una pequeña revisión de los conceptos más importantes de esta disciplina, esencial en todos nuestros proyectos.

El interiorismo Barcelona en diseño de interiores es el proceso por medio del cual se da forma al espacio interior, utilizando la manipulación del volumen especial y el tratamiento de las superficies. No se tiene que confundir con la decoración de interiores, pues el interiorismo brega con el trazado de aspectos de psicología ambiental, arquitectura, diseño de productos y además, recurre a la decoración tradicional.

 

El diseño de interiores se basa en diferentes “pilares” o supuestos básicos, que son los que le permiten unificar estética y pragmatismo a cada uno de los proyectos abordados. Por ejemplo, para el interiorismo es una necesidad pensar en la casa como un todo, un espacio holístic que los espacios están vinculados entre sí por corredores y escaleras, de forma que es apropiado que un estilo o tema en común influya en todo el espacio. Esto no quiere decir que los elementos del diseño sean los mismos, sino que tienen que funcionar bien en conjunto y complementarse de forma que fortalezcan la belleza y el pragmatismo del espacio completo. Una forma de hacer estos vínculos, es sin duda la albañil de color. Por ejemplo, pueden elegirse tres o cuatro colores y usar diferentes tonos de los mismos en todo el apartamento o toda la casa.

El balance es otro de los elementos del interiorismo. Cómo podríamos definir el balance? La forma más sencilla es como la distribución equitativa de peso visual en una habitación. Existen tres tipos de balance dentro de la disciplina del diseño interior: simétrico, asimétrico y radial:

El primero es lo más tradicional, y se caracteriza por la misma cantidad de objetos que se repiten en el otro lado de un eje que divide, ya sea de forma horizontal o vertical, a la habitación.
El segundo, el asimétrico, es el que más se utiliza en el interiorismo contemporáneo. En él, el balance no se consigue con objetos parecidos, sino varios, de forma que todos posean el mismo peso visual al entrar a la habitación. El balance asimétrico otorga en un espacio un estilo más casual e informal, pero no por eso menos logrado e interesante.
El tercero, el radial, se consigue cuando todos los elementos del diseño están acomodados en torno a un centro focal.

Otros pilares del interiorismo son el ritmo, que nos habla de la transición entre elementos y que prioriza la armonía, y finalmente, los detalles.