¿Qué es la migraña?

La migraña es uno de los síntomas más comunes entre la raza humana. Desde la antigüedad el hombre y la mujer han padecido esta dolencia, tal y como se muestran en escritos y gravados de distintas civilizaciones. Desafortunadamente, en pleno siglo XXI aun carecemos de respuestas contundentes que aclaren, neurológicamente, este trastorno.

 

La migraña afecta a miles de personas en todo el mundo y, según diversos datos y estudios, afecta más a mujeres que a hombres. Esta dolencia es una clase de dolor de cabeza pero de morfología diferente. Es decir, surge porque las arterias del cráneo se dilatan.

Este trastorno afecta a una zona de la cabeza (aunque también puede afectar a ambos lados), causando un dolor intenso. Además, la migraña puede venir acompañada de otras dolencias, como por ejemplo: problemas de visibilidad, mareos, vómitos, fiebre, entre muchos otros.

 

La dificultad de encontrar el origen de dolor se evidencia ante el amplio abanico de causas que provocan este trastorno, dificultando al personal sanitario una cura contundente. Entre las causas más comunes encontramos: predisposición genética, trastornos hormonales, ansiedad, depresión, estrés, abuso de alcohol, una mala dieta, deshidratación extrema, cambios atmosféricos, entre muchos otros.

 

El sistema sanitario carece de medios, equipos y herramientas de diagnóstico que ayuden a encontrar un patrón del dolor así como una fórmula contundente para erradicar la migraña. Cientos de miles de personas padecen esta dolencia en todo el mundo sin un remedio que cure el dolor, pues tan sólo se dispone de fármacos que calman y apaciguan el dolor pero no erradican este trastorno.

 

Además, encontramos múltiples tipos de migraña, lo que supone más trabas a los especialistas sanitarios para poder encontrar el foco del dolor. Dependiendo de la frecuencia y la intensidad así como de los resultados de las pruebas y las exploraciones médicas, el sanitario otorga el tratamiento que más se ajusta a las necesidades del paciente. Además, en múltiples ocasiones se aconseja modificar ciertos hábitos de nuestra rutina para beneficiar nuestra salud y evitar posibles brotes de migraña.

 

Antes de acudir al médico es aconsejable escribir el momento y la duración de cuando aparece la migraña así como la intensidad  y la frecuencia. Además, es importante tener en cuento si aparecen otros síntomas, tales como: mareos, vómitos, problemas de visibilidad… con tal de facilitar al profesional sanitario un diagnóstico lo más concreto posible.

 

Uno de los errores más comunes en nuestra sociedad es automedicarse. Consumir medicamentes sin prescripción médica es totalmente desaconsejable, pues puede agravar nuestra salud y empeorar nuestro estado. Tomar fármacos por nuestra propia cuenta es uno de los problemas sanitarios más comunes. Esto conlleva que miles y miles de personas, a causa de los efectos secundarios y de una incorrecta medicación para tratar una dolencia, se generen a sí mismas otras dolencias que requieren atención sanitaria.

 

La migraña es una de las dolencias que más atención médica requieren en todo el mundo. Es importante ser conscientes de la gravedad de este trastorno y entender que si tenemos malos hábitos en nuestra vida debemos corregirlos y que si los síntomas aún persisten debemos acudir al médico y evitar a toda costa automedicarnos.